Una historia sin título

Todas las historias tienen un principio, y ésta, por supuesto, tiene el suyo. Esto es importante dejarlo claro desde ya, para que luego no haya confusiones, porque si bien es cierto que esta historia tiene su principio, el principio de esta historia no es muy relevante. Una vez determinado este punto podemos hacer lo que debería hacerse siempre con todo lo que no es importante para una historia: omitirlo.

Hecho. Pasemos a algo más suculento.

Todo el mundo sabe que una historia, a grandes rasgos, consta de tres actos. Al menos así fue como a mí me lo enseñaron en el colegio. Estos tres actos no son casuales y son muy necesarios para que la historia tenga pies, cabeza y todas esas cosas que nos gusta que tengan. Cada uno de estos actos tiene su función, y funcionan la mar de bien. Tanto que cada uno tiene su propio nombre propio, propiedad apropiada cuando de cosas importantes se trata.

El primer acto de todos, y por el cual habitualmente se suele empezar, es el del Planteamiento. No quiero ser yo el que diga que un acto es más importante que otros, no vaya a ser que se pongan celosos. Todos son indispensables y cada uno tiene su peso, pero me atrevería a insinuar que, de haber uno que destacase sobre el resto ese sería el Planteamiento. No es para menos, este es el acto que la historia utiliza para presentarnos a sus personajes, la ambientación y otras cosas que luego van a ser necesarias para entender qué está pasando. Es el primer contacto que el lector va a tener con el universo, especialmente si el universo es inventado, y siempre está bien asentar unas bases.

Esta historia, de hecho, tiene Planteamiento. Por supuesto que lo tiene, y es, probablemente, uno de los mejores planteamientos jamás escrito. Introduciento unos conceptos tan alocados e imaginativos como coherentes y verosímiles. Sus personajes son maravillosos, valientes y carismáticos, aunque sin obviar sus defectos. Faltaría más. Un buen personaje siempre tiene algún que otro defecto. Le aporta profundidad. Bueno, no siempre, pero en este caso están muy bien llevados. El problema que tienen los Planteamientos a veces, incluso aquellos tan bien escritos como este, es que pueden ser un poco aburridos. Incluso aun siendo un Planteamiento tan bueno como éste. No suele haber mucha acción y conocer tantas cosas nuevas puede ser sobrecogedor, por eso dicen que lo más difícil de una historia es empezarla. Yo, que soy muy comprensivo, os quiero poner las cosas fáciles, así que creo que lo mejor va a ser que nos saltemos, también, el Planteamiento y pasemos directamente al segundo acto, mucho más interesante y entretenido, dónde va a parar: el Nudo.

El Nudo, como ya he dicho, es mucho más fácil de leer. Los protagonistas que hemos conocido en el Planteamiento se encuentran con un problema que deben superar. Problema es una palabra un poco fea, suena a algo malo. No siempre tiene que ser un problema, puede ser simplemente una situación inesperada o aún más simplemente una tarea un tanto especial. Permitidme hacer un poco de hincapié en lo de especial. Si no fuera especial no sería interesante escribir una historia sobre ello. Nadie quiere una historia sobre un señor de mediana edad haciendo un trámite en Hacienda, por ejemplo. El Nudo es la parte de la historia que más acción tiene, en toda buena historia los protagonistas viven alguna aventura y esta está narrada en el Nudo, por lo que es normal que sea en la parte que más cosas pasan, ¿no?

Esta historia tiene un nudo muy interesante. No podía ser de otro modo, con unos personajes tan interesantes y un mundo tan lleno de color que nos ha dejado el Planteamiento la cosa no era complicada. Sólo con poner a los protagonistas a hacer cosas el espectáculo está servido. El reto estaba en mantener el nivel tan alto que nos dejó el primer acto, pero creo que ha sido superado con creces. No me lo había pasado tan bien escribiendo un Nudo desde hacía mucho tiempo, y creo que no es ni la mitad de lo que disfrutará el lector leyéndolo. Aunque he de reconocer que tiene un pequeño, minúsculo problema. No quería decirlo, requiere mucha fuerza de voluntad y confianza el reconocer los errores propios. El caso es que el nudo es un poco enrevesado de más, demasiadas cosas pasando en demasiado poco tiempo. Es posible que se entienda un poco mal. Creo que lo más sensato sería simplificar la historia, así que no me queda otro remedio que saltarme esta parte. Confiad en mí, es por vuestro bien.

Eso nos lleva directamente al tercer acto: el Desenlace. El Desenlace es la parte de la historia en la que todos los problemas se resuelven, para bien o para mal, y la historia termina. Toda la tensión que se ha ido acumulando en el Nudo termina en una explosión de emociones y sentimientos que nos ponen la piel de gallina. Algunos desenlaces incluso nos harán llorar de la emoción. También suele pasar que el Desenlace es un enemigo temido por el lector, acercarnos a este acto implica que nuestra historia está terminando y cuando es una historia tan emocionante y tan inmersiva es algo que nos deja un poco de tristeza en el corazón. Éste, sin duda, es uno de ellos. Esta historia es un claro ejemplo. Está tan bien llevada durante todos los actos que no queremos que termine nunca, además el desenlace es particularmente emotivo, tanto que el nudo en la garganta os va a durar horas. No puedo permitir que lo paséis mal por mi culpa así que lo mejor es que también pasemos de esta parte. Con el tiempo me lo agradeceréis. Os lo prometo.

Dicho esto ya sólo nos queda el final de la historia. Todas las historias, por muy buenas o muy malas que sean tienen uno. Como la propia muerte, es inevitable. Y, como la propia muerte, no es algo que debamos lamentar. Los finales nos permiten cerrar la historia y empezar la siguiente, que espero os guste tanto como ésta os ha debido de gustar. Algunas historias prefieren un final abierto, así siempre pueden ser retomadas si alguien encuentra las ganas. Yo no comparto eso, soy más de un buen final que deje todo bien atado y que llegue rápido y sin dolor, como cuando te quitas una tirita. Asi pues, ahí va el final de esta gran historia. Espero que la hayáis disfrutado tanto como yo escribiéndola.

FIN

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s